fbpx

Puede que seas unas de las muchas parejas que han tenido que posponer su boda por la crisis sanitaria. Quizás la tengas pendiente de realizar ahora el verano, o ya con fecha para el próximo año.

Cada pareja es un mundo y cada una de vosotras os habéis tomado todo el proceso de una forma distinta.

Así que para que conozcas la historia de otras parejas, he preguntado a 3 novias para ver como se han tomado ellas todo el proceso.

lorena_cm

 

Estrella. 07/03/2020

 

Mi novio me pidió matrimonio en navidades. Y sinceramente, lo de estar varios meses (o más de un año) organizando una boda me daba urticaria. Yo la quería ya. Y cuando decía ya, era en enero.

Todo el mundo opinaba que esperase a mayo. Con el buen tiempo. No con frío y con mucha posibilidad de lluvia. Yo soy así. Lo que realmente quiero, lo deseo de inmediato.

Pero entre las fiestas y demás no había margen a preparar todo. Aunque era una boda muy intima y sin grandes complicaciones. Pero cosas básicas como mi vestido o su traje no estarían. Así que puse la fecha para primeros de marzo. ¡Y qué gran suerte! La semana siguiente ya estaba todos los eventos cancelados.

Ahora mi familia y mi actual marido están felices de que sea tan impetuosa.

Si he de decir que fue algo “raro”. Había invitados que no querían mucho contacto. Y eso que, en Cádiz, de donde era la mayoría de ellos, no existían casos. Pero el asunto de cómo se encontraban en Madrid… estaba ahí. Algunos lo tomaban a broma otros un poco más serios.

El viaje de novios es lo que tenemos pendiente. Nuestro gran sueño era ir a Japón. Así que no lo íbamos a realizar en el momento. Luego pensamos en Italia. Y ya… dejamos de darle vueltas. Ya se hará cuando todo esto termine.

Soy consciente de que quizás si la fecha hubiera sido más adelante o se habría cancelado o directamente algo civil sin celebración. La sensación era extraña. Y hasta 15 días después algún invitado me decía “En tu boda nos jugamos todos salir enfermos”.

Gracias al universo no pasó nada. ¡Imagínate como me sentiría si se hubiera producido un contagio masivo!

He tenido mucha suerte, la verdad.

 

Valeria. 20/06/2020

 

No había otro tema de conversación desde últimos de febrero que el hecho de “al final no te casas este año”. Pusimos la fecha en 2016, ya que era un día muy significativo para nosotros. Era nuestro sueño.

Ya en febrero íbamos sintiendo algo de incertidumbre. Ya estaba en el país vecino. Ya no era solo en China.

Lo primero que modificamos fue el destino de viaje de novios. Era un crucero por el mediterráneo. Principalmente por los distintos puertos de Italia, nuevo foco de la epidemia. Lo cambiamos por una ruta por la zona norte de España. ¡Íbamos derechos a por una gran mariscada!

A finales de abril, con pena decidimos posponer la boda al 2021. Después de tantos años con la fecha reservada. Todo ya listo… Pero son doscientos ochenta invitados. Y no podemos jugar con su salud solo por casarnos en nuestra gran fecha.

Además, queremos que todos estén cómodos. Bailando, abrazando… Para empezar, estarlo nosotros mismos.

Así que pospusimos el evento. Aún no sabemos si la podríamos haber celebrado o no. Pero lo que si es seguro es que mis invitados no iban a estar cómodos.

Todos los proveedores se han portado muy bien. Ninguno ha puesto impedimento alguno en cambiar la fecha. Lo cual ha sido un gran alivio. ¡Ya que todo cuesta mucho!

Tengo pena por el vestido. Ya estaba en tienda. Espero no ver ninguno más de aquí al año que viene que me guste más. Sería un dilema. Y de los grandes. El novio dejó su traje para verlo en marzo. Así que él no tendrá problema por eso. No lo tenía.

Y lo que no es cuestión alguna, es que, si la situación lo permite, tendremos en julio nuestra “luna de miel” en Galicia.

Lucia. 02/05/2020

 

Mi pareja y yo vivimos en el extranjero. La boda iba a ser un día por lo civil en el país donde residimos. Y a los 15 días en España con la celebración oportuna.

Mi padre es un alto cargo militar. Y mi lista de invitados estaba muy llena de nombres. Compromisos familiares. Este tema la verdad que me cansaba bastante. Pero bueno, soy hija única y lo haría por él.

Y llega el virus. No podemos salir del país ni ellos venir. Por burocracia nos teníamos que casar sí o si a primeros de mayo.

Y así lo hicimos. Nosotros aquí, con los testigos y más de 70 personas que nos acompañaron mediante videollamadas. Si te soy sincera fue muy emocionante. No lo esperaba así.

Se vistieron (al menos de cintura para arriba) para la ocasión. Tocados y pajaritas.

Mi madre y mis amigas me vieron salir de la habitación con mi vestido de boda. Y hubo ese momento de silencio hasta que una de ellos dijo “Lu, estás preciosa”

No me equivoco si digo que es la boda más emotiva que he vivido. Lagrimas, risas y palabras que llegaron al alma.

Ahora la pregunta es si haremos la fiesta en España. Y de momento… no sé decirte la respuesta. Ya estoy casada y no me hace falta una celebración.

 

Novios en Tailandia

 

Pero lo dejo en el aire, al igual que la luna de miel cuyo destino era Tailandia.

 


Cómo puedes ver, cada pareja es un mundo y se ha tomado la situación de forma distinta.

Lo importante es que lo celebres cómo y cuándo lo celebres lo hagas con todos los tuyos.

Un abrazo fuerte

Trini.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar